domingo, 6 de julio de 2008

Sexo hasta el desmayo

'Bésame mucho', ®ominitä
—¡Oooh, Dios! Cómo sabes lo que me gusta, cabrón —dijo Luisa apoyando firmemente las manos sobre la mesa.

—Pues no has visto nada. Así... Échate para delante que te voy a destrozar —baboseó Roberto con aire imperativo mientras perdía la mirada en aquellas carnosas nalgas frente a él.

Luisa se pasó la mano suavemente por la garganta cuando el soberbio falo entró por detrás sin miramientos y tuvo que gritar con desmesurado goce.

—Uhmmm —se derritió Roberto mientras apartaba el flequillo que le caía sobre la frente—. No sólo a mí me está gustando, ¿verdad, putita?

—¡Cerdo! Me estás desgarrando. ¡Ay, sigue!

Gemidos de placer desenfrenado salieron de la boca de Luisa en un crescendo frenético, alternándolos con grititos orgásmicos de delicia lacerada. De pronto, se le nubló la visión y las rodillas le flojearon. Roberto se apresuró a sujetarla.

—Lo siento —se disculpó ella—. Me he hiperventilado.

—Tranquila, suele pasar. Además, te noté forzado el tono cuando la clavada. Mejor descansa y seguimos mañana, queda poco por doblar. ¡Marco, borra ésta y lo dejamos por hoy!


3 comentarios:

PULGACROFT dijo...

jajaja...sería pa verlo!

Sergio P. Migoya dijo...

Es que tanto jadeo hiperventila a la fuerza :D Besote, ratoncilla.

INSOMNE dijo...

jajaja muy bueno...la verdad q no quiero quedar o sonar demasiado pervertido pero estos relatos hacen volar la imaginacion...je. la forma de encarar la tematica es original... conozco otro chico que es un casi especialista en esto de los relatos eroticos...je. bueno me voy despidiendo muchos saludos y ya me voy a aparecer mas seguido por aca lo q pasa es q mi pc se descompuso y lo peor es q perdi gran parte de lo q estaba escribiendo noooo!!! (pero creo q es un buen material para un cuento). chau