lunes, 23 de febrero de 2009

Retorno al uno primigenio



A Samanta Garrido

Porque hay miradas que hablan
he aprendido a escuchar con los ojos,
porque hay gestos que acarician
mi piel en su tacto es seducida,
porque hay bocas que devoran las distancias
esos labios en mis labios se tatúan.
El tiempo ablanda sus agujas
y la espera es llevadera en su consuelo.

Un misterio,
gemelar conjunción de las almas,
telepática sintonía deconstruyendo el espacio
con el periférico palpitar de una sonrisa.

Caídos del mundo, así vivimos,
más allá del último atisbo de cordura,
abocados a la cierta convergencia
donde el uno separado vuelva al uno.

3 comentarios:

insomne dijo...

hola sergio nada mas paso a ver q hay de nuevo por aca.... y me encontre con este poemita regular en el ritmo pero muy bonito!
saludos

lunazul dijo...

Si es que amor desacompasa el ritmo de todo, especialmente del corazón.. (te estoy leyendo el pensamiento, jejej)

Me gusta, es más, me encanta :) Lo de verte -notarte- ñoño es una novedad en los años que te "conozco", y me alegro mucho por ti!

Por cierto, ¿ por dónde anda tu curioseador? Se echa en falta ;)

Besitos!

Anónimo dijo...

me gusta todo lo que escribes,pero es poco,sobre todo el curioseador,saludos desde venezuela y suerte en todo lo que haces y hagas :)Sandra