martes, 8 de enero de 2008

A contraluz



Hay peligro al observarte en momentos como este, cuando miras horizontes olvidada del mundo. Hay peligro, digo, por romper el embrujo de tu ausente presencia en la ventana que atardece.

La taza. Abandonada al hueco de tus manos, abandonada tú al rito de la huida mientras los cobres del ocaso te dibujan. Con el pelo y el alma recogidos, tu mente cabalga praderas que a veces juego a imaginar. Y tu mente cabalga. Y yo imagino.

Dibuja tu boca una sonrisa que no sonríe por mostrarse, hecha de pensamientos, sólo de eso, de praderas que imagino que cabalgas, y qué hermosas. Ahora una sombra, una que no viene de afuera, sino que ha nacido de dentro de tu piel y pasea por tu cara. Imagino de esa sombra aguaceros, cantos de lobo, naufragios y cristales rotos sobre la piedra. O tal vez, quién sabe, sólo la vida, que a veces duele. Cuando la tristeza, ineludiblemente, se aposenta en la nostalgia, llega un suspiro. Luego un trago al café ya casi frío que te hace arrugar la nariz y apretar los labios sólo un segundo. Y en ese segundo de carita de gata aprendo una vez más a amarte.

Al final, cuando tu silueta acepta diluirse entre las primeras sombras y poco a poco te pierdo, y ya no eres más que el movimiento pausado de tu pecho, el mínimo balanceo de tus hombros, la curva de tu espalda como primer trazo sobre un lienzo anochecido, al final me acerco. Quizá con el temor de que, si no lo hago, desaparezcas. Hacia praderas que no pueda imaginar.


2 comentarios:

lunazul dijo...

Posiblemente.. el texto que más me conmueve de todos, sí señor, una delicia. Por cierto, mira qué imagen le dediqué en mi blog :)

Pue sí, sí que es curioso que hayamos decidido empezar blogs casi al mismo tiempo, jejej. Debe ser por aquello de tener mismo signo, y tener que cumplir con un buen propósito para el 2008.

Mi blog tiene nombre de canción; pero ten por seguro que de no existir se hubiese llamado igual que este relato. Así que todo desembocaba en el mismo contraluz, como el de mi foto.

Me gustan estas suertes de casualidades, jeje!

Besitos :)

caleidoscopia dijo...

Dibujando la imágen a contraluz, mientras se desdibuja un olvido
una eternidad


monocromáticamente correcto.


y esas sensaciones.



besos.