viernes, 26 de agosto de 2011

Gesta truncada



Teseo lleva siete años en el laberinto. En su tesitura de héroe, no puede regresar a Atenas con las manos vacías pero, por más vueltas que da, no es capaz de encontrar al Minotauro. Desconoce que antes que él entró Ariadna y dio con la bestia: débil, temerosa, secuestrada a los ojos del mundo y confinada por décadas. Con un hilo de ingenio, huyeron de Creta los dos hermanastros, a salvo de cualquier pendejo con aspiraciones a protagonista de epopeya.



2 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

Lo leí en la Marina, me encanta tu estilo, Sargio

Sergio P. Migoya dijo...

Gracias, Patricia. Ahí se intenta :)