viernes, 25 de abril de 2008

Paradoja de la risa y el llanto


Caen pétalos y gotas sobre el patio de frías losas insensibles. Mientras, mi corazón, reseco.

2 comentarios:

PULGACROFT dijo...

Cuánto en tan poco!! me ha gustado mucho.

Sergio P. Migoya dijo...

Muchas gracias, prima hermana. :D